viernes, 30 de abril de 2010

LOS JUGUETES.

.






LOS JUGUETES.

(1/5/2010)


Encantado remedo de la infancia
que expira en la sensación de una saeta.
Ellos atraparon mi silueta cadenciosa.
En aquel extraño sitio donde el hombre enardeció,
en la primicia de la luz ignorando
a la rebelde y oscura pesadilla.
Lugar en el cual los mezquinos murmullos
anunciaron la arrebatadora estrofa.
También rizó un acceso lleno
de bestias ocres que surcaban calaveras.
La aurora desvaneció sus cuerpos.
Reencuentro mi mirada en el incrustar del crepúsculo
que resalta vestido con aquellos recuerdos inolvidables.

Juan Cruz Bordoy.





Contador gratis

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Juan, cada vez que te leo me sorprendes con la estética y profundidad de tus textos.

Un abrazo desde este terremoteado Chile.

Tu colega Loreto Silva.
www.loretosilva.com

Anónimo dijo...

Muy bueno, felicitaciones. Mónica Mindurry.

Conchi Hito dijo...

Un saludo Juan Cruz.

Me cuesta creer, cuando te leo, la edad que tienes. Si me dicen que este poema lo ha escrito alguien veinte años mayor que tú, me lo creo.

Te quería agradecer que hayas puesto en tu blog el enlace a Contes matemàtics. A ver si tienes tiempo un día y nos dedicas otro (el primero tuvo muy buena acogida por parte de mis estudiantes).

Besos y un abrazo a la familia.

Juan Carrizo dijo...

Creces Juan en estatura física e intelectual,te felicito

JORGE BANDA dijo...

Es para mi un honor, poder deleitarme con tus poemas, ya que a tu corta edad no es para mi una sorpresa, puesto que yo empeze a escribir a los 13 años, aunque todavia te faltan algunos arreglos que hacerle a tu poesia, se que lograras hacer muchos mas bellos poemas de lo que ahora son, te felicito y te mando un fuerte abrazo de amistad sincera.

Facebook: JORGE BANDA

Acuarela dijo...

Juan querido... una vez más me invitas a disfrutar de tu maravillosa letra. Nunca olvides que los sueños son posibles. Tal vez cuando llegues más lejos, yo ya no esté por estos lares, por eso quiero dejarte siempre siempre todas las bendiciones de las que soy capaz de extender porque eres grande, chiquito mío y nunca abandones la senda que quieres seguir. Un beso enorme para ti y tus padres.